Ir al contenido principal

A la 'caza' del extinto tigre de Tasmania


Un ejemplar de un cachorro de tigre de Tasmania conservado en un museo de Melbourne por más de 100 años podría ser la clave para traer de vuelta al marsupial.



Un grupo de científicos de la Universidad de Melbourne, Australia, ha logrado secuenciar un genoma del extinto tigre de Tasmania o tilacino, lo que alienta la esperanza de poder 'resucitar' al animal. Los científicos obtuvieron el genoma de la criatura de un ejemplar de un cachorro de tigre de Tasmania conservado en etanol durante más de un siglo en el Museo Victoria de Melbourne, Australia.
"Técnicamente, es el primer paso para traer de vuelta al tilacino, pero todavía estamos muy lejos de esa posibilidad", dijo el profesor de la Universidad de Melbourne, Andrew Pask a The Daily Telegraph
El genoma descubierto reveló que el tigre de Tasmania era una criatura única que no se asemejaba a ninguna otra, lo que hace que el proceso lleve más tiempo, un mínimo de 10 años, según los científicos. "Nuestra esperanza es que el tilacino pueda decirnos mucho sobre la base genética de la extinción para ayudar a otras especies", afirma Pask.
Para poder traer de vuelta al animal es necesario desarrollar un modelo de animal marsupial en el que poder alojar el genoma, similar al trabajo realizado para insertar genes de mamut en el elefante moderno.
"Descubrimos que el tigre de Tasmania tenía una forma de cráneo más similar al zorro rojo y al lobo gris que a sus parientes más cercanos. Que estos grupos no hayan compartido un ancestro común desde el Jurásico hace que esta criatura sea un ejemplo asombroso de convergencia", destacó la directora del museo, Christy Hipsley.
El tigre de Tasmania se declaró oficialmente extinto en 1986, si bien, la muerte del último ejemplar se registró 50 años antes, en 1936.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Descubren al culpable de la peste que causó la muerte de millones de aztecas

México: Descubren templo y un juego de pelota donde los perdedores eran sacrificados a los dioses

Revelan "el verdadero secreto" escondido por Da Vinci en 'La última cena'