viernes, 12 de febrero de 2016

La curiosa e inesperada carta que Albert Einstein envió a su 'oponente' Nicola Tesla


El genial ingeniero e inventor Nicola Tesla se oponía a la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein, lo que, sin embargo, no impidió a éste escribirle una carta curiosa poco conocida.
Albert Einstein y Nicola Tesla revolucionaron el mundo de la ciencia pero no coincidían en sus ideas. Sin embargo, aunque Tesla se oponía a la Teoría de la Relatividad, el físico alemán le escribió una carta poco conocida en la que lo felicitaba, recuerda Gizmodo.
El científico de origen serbio se oponía de plano a la teoría principal de Einstein. "La Teoría de la Relatividad es una masa de errores y engañosas ideas que va contra el sentido común. Ni una sola de las proposiciones de la relatividad ha sido probada", declaró a 'New York Sun'.

Sin embargo, y pese a que no se conocían, Einstein le mandó una carta a Tesla en 1931 con motivo de su 75.º cumpleaños. "Estimado Sr. Tesla, me complace saber que está usted celebrando su 75 aniversario como pionero de éxitos en el campo de las corrientes de alta frecuencia y que esta área de la tecnología ha conseguido un maravilloso desarrollo. Le felicito por el gran éxito de su trabajo", rezaba la misiva.
Hay quienes dicen que la carta tiene más de sarcasmo que de realidad, sugiere Gizmodo. No obstante, no se puede negar el hecho de que ambos genios revolucionaron el mundo científico.


Nicola Tesla fue autor de importantes invenciones pioneras, sobre todo en el campo del electromagnetismo. Gracias a él se sentaron las bases para los sistemas modernos de potencia eléctrica por corriente alterna.
La Teoría de la Relatividad especial hizo de Albert Einstein el científico más famoso del siglo XX, autor de la famosa ecuación física E=mc². El trabajo del científico alemán dio paso al desarrollo de la física estadística y la mecánica cuántica.


3 comentarios:

  1. Albert Einstein era un científico y, Nikola Tesla, era un tecnólogo. Nada que ver, entre éllos, desde el punto de vista de su visión y de su mirada sobre la realidad. Pero sabían (En ésto y, por lo que he podido leer sobre éllos, creo que Albert Einstein tenía un criterio más acertado acerca del trabajo que realizaban ambos) que su trabajo era insustituíble. Así, la labor de Einstein, era transcendental. Consistía en enunciar, establecer y explicar, fundamentos y conceptos. Es decir, el "QUÉ" saber", para poder hacer. Mientras que Nikola Tesla, como ingeniero e inventor que era, aportaba el "CÓMO" hacer. Y lo hacía desarrollando, desde su investigación experimental, los métodos, sistemas, herramientas y utillajes que, después, han sido fundamentales (dentro del ámbito de lo procedimental) para llegar a obtener procedimientos para el desarrollo, industrial y tecnológico, que disfrutamos en este momento y que tanta riqueza y trabajo nos proporcionan. Han sido, por lo tanto, dos personas insuperables dentro de su "que-hacer" particular. Seres a los que, la humanidad, tendría que estar eternamente agradecidos. Porque nada, ni nadie, es perfecto. Ni los genios.

    COMENTARIO COMPLEMENTARIO: Tal y como, hoy, se admite de forma universal.... los "SABERES" son tres:

    1.- LO CONCEPTUAL (El "QUÉ" saber).
    2.- LO PROCEDIMENTAL (El "CÓMO" hacer).
    3.- LO ACTITUDINAL (El "CÓMO" estar).

    Los "genios" (como es el caso de Einstein y de Tesla) sólo lo son, en general, en uno de los tres saberes y, en este caso, también se constata esta circunstancia. Uno en lo conceptual (Albert Einstein) y, el otro, en lo procedimental (Nikola Tesla). Leyendo, sobre sus respectivas vidas/biografías, se comprenderán mucho mejor sus comportamientos en todo lo que sea concerniente a su relación con los demás.

    ResponderEliminar
  2. Saludo. Muy interesante tu información. Lo voy a compartir

    ResponderEliminar