Ir al contenido principal

Subastan en Jerusalén cartas de admiración y aliento escritas por Albert Einstein


Una de las misivas estaba dirigida a una científica italiana que no se animó a conocer al padre de la teoría de la relatividad.



Este martes se vendió en Jerusalén una carta escrita por Albert Einstein a una científica italiana que no se animó a conocer al renombrado científico, junto con un lote de otras cartas escritas por el padre de la teoría de la relatividad, informa Reuters.
La primera carta, escrita en alemán y fechada en octubre de 1921, reza: "Para la científica investigadora a cuyos pies me senté y dormí por dos días enteros, como un recuerdo amistoso". La misiva fue vendida en 6.100 dólares en la casa de subastas Winner's Auctions & Exhibitions.
En aquel entonces, Einstein tenía 42 años y estaba próximo a ganar el Premio Nobel. Según la casa de subastas, el científico dirigió la carta a Elisabetta Piccini, una estudiante de química de la mitad de su edad, que vivía un piso más arriba que su hermana, Maja, en Florencia.
Según expresaron desde Winner's en su sitio web, durante una visita a la ciudad italiana "Einstein estaba muy interesado en conocerla. Sin embargo, Elisabetta era introvertida y demasiado tímida como para encontrarse con una persona tan famosa".
En la misma jornada se vendieron dos cartas más escritas por el científico: una, en la que el físico alentaba a un veterano de la Segunda Guerra Mundial que aspiraba a ser científico, se vendió también por la suma de 6.100 dólares. En otra, subastada en 103.000 dólares, Einstein esbozó ideas para su 'Tercera etapa de la teoría de la relatividad'.
En octubre pasado, Winner's vendió en 1,3 millones de dólares otra misiva de Einstein. Se trata de una meditación sobre la felicidad, fechada en 1922, escrita luego de enterarse que había ganado el Premio Nobel de Física.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Encuentran en México las huellas de la primera democracia del continente americano

"Jesús no nació el 25 de diciembre, ni en Belén, ni ese era su nombre"

500 años despues, descifran códigos secretos del rey español Fernando el Católico