Ir al contenido principal

Fotógrafa encuentra al joven que aparecía en unas fotos tomadas hace 27 años


Una fotógrafa francesa halló una cámara que guardaba imágenes de 1990 de un niño. La artista decidió buscarlo y devolverle las fotos.



Una historia de película ha vivido un joven ruso, cuyas fotografías del 1 de septiembre de 1990 han llegado años después a manos de una fotógrafa francesa. La artista quedó conmovida con lo que veía en las imágenes y decidió buscarlo.
La artista contó que en julio del 2017 fue con una amiga al mercado de Izmailovo. "Ahí empecé a buscar cámaras, porque soy una aficionada de ellas. Encontré una que me pareció muy interesante, porque me faltaba en mi gran colección", explicó.
Elizabeth Blanchett es fotógrafa, maestra de documentales, periodista, escritora y directora de cine. Por su trabajo viaja mucho y nunca imaginó que al regresar a casa descubriría que la cámara no venía sola. Junto con su hermana, descubrieron un rollo dentro y al revelarlo "nos dimos con 16 fotos en blanco y negro de un niño".
"Me di cuenta de que era un momento importante en la vida de ese chico, porque vimos una ceremonia con mucha gente, flores… Me quedé muy emocionada con las fotos. Eran las memorias perdidas de alguien que no soy yo, yo solo encontré la cámara. Por eso decidí buscarlo y devolverle las fotos", sostuvo.  
En ese instante, Elizabeth inició la búsqueda del joven que aparecía en las fotos, identificó la matrícula de un vehículo y pensó con ella encontrar algún dato. Luego, se comunicó con amigos periodistas, hasta que uno de ellos le dio la idea de publicar un artículo con las fotos en un medio ruso y así esperar a que alguien respondiera.
Y finalmente respondió Dmitri Krétov, que efectivamente era el chico que Elizabeth buscaba para devolverle lo que ella consideraba un tesoro perdido: el inicio de clases del 1 de septiembre de 1990. Las fotos las había tomado uno de los tíos de Krétov, que ahora se sabe que vendió la cámara en un mercado callejero.
La fotógrafa recuerda cómo recibió un mensaje de WhatsApp de Dmitri Krétov, donde decía: "Yo soy el chico ruso a quien buscabas". "Ahí dije: '¡Oh Dios mío!'… La verdad es que necesitaba un poco de tiempo para entender lo que había pasado", contó.
Se comunicaron por Skype y hablaron dos horas en inglés. Según Dmitri, es "realmente un milagro que esa cámara llegara a manos de alguien que además cuidó que no se estropeara el rollo y además que me buscara". 
Un vínculo de amistad nació entre ellos, quienes planean hacer un documental o simplemente encontrarse en algún futuro y compartir anécdotas y vivencias. Las fotos regresan al lugar de origen, hecho que hace que este joven hoy recupere sus recuerdos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La extraordinaria ciudad subterránea que alojó a 20.000 personas en la Edad Media

Científicos encuentran un asentamiento Vikingo bajo un aeropuerto en Noruega

Descubren que las rocas de Stonehenge no fueron trasladadas por Humanos