Ir al contenido principal

Las elecciones que durante seis décadas ha ocultado corea del Norte


El 19 de julio de 1959 en Corea del Norte se celebraron unas elecciones de las que el mundo exterior no sabe nada.



Hoy en día parece inconcebible que un país pueda ocultar al mundo exterior la celebración de unas elecciones, uno de los principales eventos políticos de cualquier Estado. Sin embargo, eso fue lo que sucedió en Corea del Norte el 19 de julio de 1959, cuando las elecciones adicionales a la Asamblea Suprema del Pueblo se llevaron a cabo totalmente en secreto, sin que hubiera ninguna mención de ellas en la prensa, escribe el orientalista Fiódor Tertitski en un artículo para el portal Republic.

Votación secreta

Después de la Guerra de Corea, las primeras elecciones a la Asamblea Suprema del Pueblo —el órgano legislativo nacional de Corea del Norte— se llevaron a cabo en 1957.
Sin embargo, el final de la década de 1950 fue para Corea del Norte un periodo caracterizado por una gran ola de represiones, que en 1959 ya habían afectado a una cuarta parte de la Asamblea (51 diputados de los 215). Además, otros cinco legisladores murieron de causas naturales. Entonces, el Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea decidió celebrar elecciones adicionales, pero sin que se mencionaran en la prensa, recoge Tertitski.  
El autor del artículo sugiere que él podría ser la primera persona que descubrió alguna información sobre esos comicios. La fuente fue un informe del segundo secretario de la Embajada soviética en Corea del Norte, de apellido Bakulin, que incluía la larga lista de los diputados víctimas de represiones y describía con detalle cómo se realizó la votación.  

"Los 14 valientes"

Las elecciones se llevaron a cabo en 56 distritos siguiendo el modelo soviético: se podía votar a favor o en contra de un solo candidato propuesto. De acuerdo con los resultados electorales, de los aproximadamente 1,2 millones de votantes solo 14 personas (es decir, aproximadamente un 0,001%) votaron en contra.
Según apunta el analista, "quizás nunca sabremos" los nombres de estos "catorce valientes", pero "sabemos que estas fueron las últimas personas que votaron en contra" de algo en Corea del Norte, pues a partir de las siguientes elecciones hasta el presente los resultados de todas las elecciones han sido los mismos: "el 100% a favor".
Políticamente, estas elecciones no tuvieron ninguna relevancia en la historia de Corea del Norte, ya que en la práctica la Asamblea Suprema del Pueblo no influía en nada ni antes ni después de los comicios, señala Tertitski.
Sin embargo, el autor hace hincapié, primero, en el mero hecho de que se celebraran —a pesar de que los diputados podrían haber sido simplemente nombrados a dedo— y segundo, en que durante casi seis décadas el mundo exterior no lo supo. Esto pone de manifiesto "el compromiso de incluso los regímenes totalitarios más rígidos con las reglas establecidas", y por otro lado sugiere que "uno solo puede imaginarse la cantidad de secretos guarda la historia de Corea del Norte", concluye el analista.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La extraordinaria ciudad subterránea que alojó a 20.000 personas en la Edad Media

Científicos encuentran un asentamiento Vikingo bajo un aeropuerto en Noruega

La insólita historia de un romance entre madre e hijo