viernes, 23 de diciembre de 2016

Asesinan a la última mujer que hablaba el idioma resígaro


Luego del crimen de Rosa Andrade Ocagane, su hermano Pablo de 65 años pasó a ser la última persona en el mundo en hablar la lengua resígaro.



A fines de noviembre, en la comunidad de Nueva Esperanza, en la selva norte de Perú, fue brutalmente asesinada a los 67 años Rosa Andrade Ocagane. Se trataba de la última mujer en el mundo que hablaba resígaro, una de las 43 lenguas de la Amazonía. Además Ocagane era una de las últimas 40 personas que manejan otra lengua, la ocaina, que se habla en Perú y Colombia.
De esta forma Pablo Andrade Ocagane, el hermano de Rosa de 65 años, se convirtió en el último hablante de resígaro en el mundo. El antropólogo Alberto Chirif explicó al diario 'El País' que el padre de ambos "era ocaina y su madre resígara". Ambos pueblos indígenas son "víctimas de la crueldad de los caucheros" y hoy corren peligro de extinción.
Por su parte, el director de Lenguas Indígenas del Ministerio de Cultura, Agustín Panizo, explicó al mismo medio que "las últimas descripciones de esa lengua [el resígaro] son muy antiguas: de los años cincuenta". A mediados el siglo XX, el Instituto Lingüístico de Verano, "regido por evangelistas estadounidenses, elaboró una gramática, un vocabulario y un diccionario", contó el ministro. Asimismo detalló que "con Rosa y su hermano íbamos a revisar o complementar la información anterior, detectar vacíos; ahora solo podremos ejecutarlo únicamente con Pablo".
Panizo también recordó que en 2007 se hizo el último censo que daba cuenta de que 97 personas afirmaban hablar en ocaina y 37 en resígaro. Pero en estos casi diez años no hay registro que permita saber "cuántas mantuvieron la lengua desde entonces ni cuántas han fallecido".

El crimen de una lengua y un homicidio brutal

El cuerpo de Rosa Andrade Ocagane fue encontrado en su chacra, en la comunidad de Nueva Esperanza, provincia de Ramón Castillo. Estaba decapitado y le habían arrancado el corazón. Fue la noche del 25 de noviembre.
Rubén Mendoza, el único sospechoso, fue detenido inmediatamente pero liberado el 1 de diciembre por orden del fiscal provincial Juan Basilio, quien alegó no tener pruebas suficientes. "Ha sido un asesinato por encargo", denunció Frida Vega, sobrina de la víctima. "Pese a que al hombre le encontraron un bolso con sangre que pertenecía a mi tía y a que las personas lo han visto llegando al lugar con una ropa y saliendo de allí con otra, el fiscal dice que no hay nada", cuestionó.
Vega también recordó que el fiscal Basilio archivó la investigación por la muerte de uno de los hijos de Andrade, Felipe Flores, en 2015. Falleció al ser empujado desde un segundo piso durante una fiesta. "Hay muchas quejas sobre este fiscal. Hace poco archivó la investigación por una violación de una niña. La mamá nos dijo: 'Es en vano que estén aquí, el culpable se está riendo de mi hijita'", concluyó.

Te puede interesar: Advierten de los peligros de beber agua en exceso cuando hace mucho calor

Te puede interesar: ¿Qué piensan las mujeres sobre los hombres con barba?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario