Ir al contenido principal

Resurge el esqueleto de un monstruo marino extinto en una isla remota de Rusia


El esqueleto de una vaca marina de Steller ha sido descubierto en la costa de las islas del Comandante, en la región rusa de Kamchatka.



Un grupo de funcionarios locales ha descubierto este viernes un esqueleto sin cabeza de una vaca marina de Steller de 6 metros de largo en las islas del Comandante, al lado de la península de Kamchatka, Rusia, informa el portal Siberian Times
En un primer momento, los empleados de la reserva natural pensaron que habían avistado una especie de valla, pero pronto se dieron cuenta de que habían hecho un notable descubrimiento: encontraron 45 vértebras, 27 costillas, una escápula izquierda y otros huesos de esta antigua criatura.
Fue la inspectora de reservas naturales María Shitova quien halló en primer lugar las protuberantes costillas que, según informó, serán expuestas en las islas próximamente.
Tras excavar 70 centímetros durante 8 horas se descubrió el esqueleto sin cabeza de la vaca marina de Steller, un mamífero endémico de esta región que se extinguió en el siglo XVIII. La criatura fue una presa codiciada por los marineros, que la cazaron en gran número hasta su extinción en 1768.
"De acuerdo con los registros históricos, en el siglo XVIII la especie había disminuido a poblaciones remanentes solo alrededor de Bering y de la isla Medni, Rusia", aseguraron años atrás investigadores de la Universidad George Mason, en el diario científico Biology Letters, según Daily Mail
La especie recibió su nombre del explorador alemán George Steller, quien documentó por primera vez su existencia durante un viaje en 1741. Ese descubrimiento produjo gran interés entre los cazadores, que mataron a más vacas marinas de las que podían comer, ya que estimaban que había un suministro interminable.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Descubren al culpable de la peste que causó la muerte de millones de aztecas

México: Descubren templo y un juego de pelota donde los perdedores eran sacrificados a los dioses

Revelan "el verdadero secreto" escondido por Da Vinci en 'La última cena'