Ir al contenido principal

Estas son las 5 armas que la Unión Soviética y EE.UU. habrían usado en una 'Guerra Caliente'


Un determinado armamento de la Guerra Fría habría sido utilizado en un enfrentamiento entre superpotencias, de haber escalado la tensión de ese entonces a un conflicto armado.



Durante gran parte de la Guerra Fría hubo un temor genuino de que una guerra entre Occidente y el bloque soviético pudiera estallar en cualquier momento. Tales temores impulsaron el rápido desarrollo de armas a cada lado del conflicto, en miras de obtener una ventaja en caso de que la Guerra Fría se tornara repentinamente 'caliente'.
El resultado no fue una, sino varias carreras armamentísticas llevadas a cabo al mismo tiempo para desarrollar desde armas pequeñas de infantería hasta armamento nuclear. Según detalla el analista militar Kyle Mizokami en 'The National Interest', cinco de esas armas habrían destacado en una guerra entre las superpotencias de Rusia (según escribe el autor refiriéndose a la Unión Soviética) y EE.UU.

El FN-FAL

Apodado 'el brazo derecho del mundo libre', el FN-FAL, de fabricación belga, equipó a muchos ejércitos de la OTAN durante la Guerra Fría, con el fin de reemplazar las armas de infantería de la era de la Segunda Guerra Mundial. Este rifle de batalla (no de asalto, por su pesada munición) es hoy en día obsoleto, pero fue utilizado en múltiples conflictos, incluido el de las islas Malvinas.

El AK-47

El modelo de 1947 del rifle de asalto soviético Kaláshnikov, conocido comúnmente como AK-47, es uno de los más afamados jamás hechos. Su cargador con capacidad para 30 cartuchos no pasa desapercibido desde Nicaragua hasta Vietnam, donde muchos soldados estadounidenses dejaron de usar el fusil automático de producción norteamericana M16 para sustituirlo por los Kaláshnikov que recogían de los enemigos muertos, que para muchos de ellos resultaban más fiables.

El F-4 Phantom

Volando apenas trece años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el cazabombardero Phantom F-4 de la Armada de EE.UU. podía llevar una carga útil de más de 8 toneladas de armamento y destacaba también por su velocidad, alcanzando un máximo cercano al Mach 2,23. Este ícono de la Guerra Fría ha servido para EE.UU. y sus aliados en Vietnam, Irak y Kuwait.

El Chieftain

Cuando fue lanzado en 1966, el Chieftain británico fue el tanque más grande y fuertemente armado tanto en la OTAN como en el Pacto de Varsovia. Lo que distinguía a este tanque de sus contemporáneos era su cañón rayado L11A5 de 120 mm, mucho más poderoso que los que equipaban los M60 estadounidenses y los T-62 soviéticos de entonces. El Chieftain defendió el norte de Alemania y sirvió con el Ejército iraní durante la guerra Irán-Irak.

El USS George Washington

Apenas 12 años después de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, EE.UU. comenzó la construcción del primer submarino nuclear estratégico, el USS George Washington (SSBN-598). Su arsenal de 16 misiles balísticos nucleares Polaris, que se podían disparar desde una posición sumergida de hasta 20 metros, portaban ojivas W-47 con un rendimiento explosivo de 600 kilotones, 40 veces más que la bomba 'Little Boy' que cayó en Hiroshima.

Comentarios

  1. Escribe un comentario...

    NO LEO COMENtaRIOs,

    .. .. G+ graCIAS

    ResponderEliminar
  2. Vale saber alguons de estas armas para tener una idea de lo que pudo haber pasado, como una ucronia de ese tiempo. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La extraordinaria ciudad subterránea que alojó a 20.000 personas en la Edad Media

Científicos encuentran un asentamiento Vikingo bajo un aeropuerto en Noruega

La insólita historia de un romance entre madre e hijo